El briquetado es una de las opciones más económicas ante la necesidad de compactar un producto o residuo, previamente secado y de granulometría adecuada (según el caso), con el fin de obtener una revalorización energética o bien para reducir su volumen.

Actualmente existen dos tipos de briquetadoras: las prensas de briquetado mecánicas y las de sistema hidráulico.

Las prensas briquetadoras de la serie BRIK, son prensas mecánicas con una gran fuerza de compresión, especialmente utilizadas para la madera o biomasa.

Este tipo de prensas son utilizadas en las producciones industriales de briquetas o en plantas donde el material de deshecho a ser compactado excede de 200-300kg/h.

Las prensas briquetadoras de la serie METALBRIK, son briquetadoras industriales hidráulicas, diseñadas para funcionar en modo automático. Desarrolladas para compactar y para maximizar los trozos de metal, tal como hierro fundido, aluminio, cobre, acero, latón, cinc, bronce, titanio y magnesio, también son adecuadas para el tratamiento de una gran variedad de otros residuos de procesamiento.